miércoles, 6 de octubre de 2010

Herbicidas naturales del mediterraneo




El estudio consiste en la aplicación de extractos acuosos y aceites esenciales de plantas mediterráneas -entre ellas, romero, tomillo y eucalipto- con el objetivo de desarrollar un herbicida natural alternativo a los herbicidas sintéticos para el tratamiento de diversos cultivos frutales como los naranjos, olivos y viñedo. El equipo investigador ha realizado diversas pruebas controladas con aceites esenciales y extractos acuosos de plantas aromáticas, y de algunas especies ornamentales, en laboratorio e invernadero a pequeña escala, con unos resultados positivos. Por el momento, se trata de un primer paso; la investigación se centra ahora en comprobar la eficacia de estos “herbicidas naturales” en grandes explotaciones.  
Como explica la investigadora Mercedes Verdeguer, desde el IAM han conseguido inhibir la germinación y el crecimiento de plantas arvenses, en ensayos in vitro. “Ahora, estamos estudiando a fondo la composición química de los extractos y aceites para poder saber a qué compuestos en concreto se debe esta función inhibidora de la germinación”, apunta la investigadora del IAM.  
Las sustancias estudiadas son naturales, se descomponen bien y no tienen efectos secundarios, ya que se integran perfectamente en el ciclo bioquímico de la naturaleza.  
“Estamos dando los primeros pasos para ver si estas sustancias aleopáticas resultan una alternativa eficaz a los herbicidas sintéticos. Las pruebas realizadas hasta ahora han sido positivas, pero sus resultados deben ratificarse en los próximos ensayos de campo”, aclara Verdeguer, quien está a punto de concluir su tesis doctoral sobre esta cuestión, bajo la dirección del catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural, Herminio Boira, y la profesora de la Facultad de Farmacia de la Universitat de València, Mª Amparo Blazquez.  
Los investigadores del IAM están inmersos actualmente en la última fase del proyecto. En concreto, están trabajando en la microencapsulación de los herbicidas naturales para su aplicación en el campo.  
Como explica Mercedes Verdeguer, el problema de los herbicidas actuales es que tienen unos efectos secundarios que pueden ser nocivos para el ecosistema, ya que no se integran en el ciclo de vida de la naturaleza. “Si pudiésemos usar estos productos como herbicidas, al estar compuestos por sustancias no nocivas, acabarían con las malas hierbas de manera natural y respetuosa con el medio ambiente. Su uso ayudaría a reducir notablemente el impacto medioambiental que puedan generar los herbicidas químicos, permitiría una agricultura más sostenible y una vuelta a unos procesos más naturales y sanos, acordes con la propia naturaleza”, destaca Verdeguer.  
Además, si se consigue crear y patentar un herbicida natural a partir de estos productos y es producido por la industria fitoquímica, se conseguiría otra gran ventaja para el ecosistema mediterráneo. “A largo plazo, supondría que habría que cultivar las plantas fuente de estas sustancias alelopáticas. Al ser, algunas de ellas, plantas de secano, allá donde hubiera un secano abandonado, se replantaría, lo que sería beneficioso para la naturaleza mediterránea y para el agricultor”, manifiesta Verdeguer.  
Agrodigital

No hay comentarios: